Safara es una cantante de Folclor fusión del Pacífico nacida en Bahía Solano, Chocó; pero más adelante se radicó en Bogotá, donde estudió lenguas modernas.

Su música está fuertemente influida por el Góspel, el reggae y los ritmos afroantillanos -de donde nace su amor por cantar en inglés-. Por medio de su música, Safara cuenta historias de su cultura y vivencias, convirtiéndose en una fiel representante de su región y su música, en una ventana al pacífico colombiano.

En Bogotá conoció a su productor, Eusebio Valderrama -reconocido productor de música incidental para televisión en producciones como El Capo, Un Sueño Llamado Salsa y Linch- quien le ha ayudado a encontrar un sonido único. Safara cuenta con un compilado de canciones de diferentes géneros que ha compuesto para artistas como Kamacho, Jimmy Saa, Andrés Bará y la cantante ecuatoriana, Astrid Cohello.

Como compositora, Safara ha tenido la oportunidad de trabajar de la mano de nuevos artistas colombianos como Mauricio Rivera con quien participó en la canción Un beso al lado de Zion; Andrés Bará, para quién compuso 5 canciones de su álbum y con quien participa en la canción Comerte a besos tema de su autoría y canción con la que abrieron el concierto de Pablo Milanes en Bogotá.

Su trabajo la ha convertido en una embajadora del Folclor Pacífico a través de la fusión de sonidos y ritmos característicos de su región pues desde niña los arrullos, alabaos y el tamborito -propios de su tierra, Bahía Solano- despertaron en ella un amor por estos cantos y danzas de sus ancestros, dándole a su música un estilo único que le ha permitido participar en diferentes proyectos de teatro y televisión.

En 2015 entra a ser parte de Star Arsis Entertainment Group SAS donde lanza su álbum Cucucuprá, Cuprá (2017) en plataformas digitales, el cual inlcuye 10 canciones inéditas, entre las que se destacan San Antonio que logró alrededor de 14.000 oyentes mensuales en Spotify; Sweré, y su más reciente sencillo La vida ha sido buena. En febrero de 2018 lanza el álbum en físico con un prólogo escrito por Jaime Andrés Monsalve, director musical de Radio Nacional de Colombia.